Dieta para perder peso después de Navidad

Probablemente las Navidades sean la época del año en la que más complicado sea seguir una “dieta”y normalmente, muchos los excesos durantes las estas fiestas, por ello os traemos una serie de consejos para perder peso después de la Navidad.

Frases como “hay que bajar el turrón y el roscón de reyes” están a la orden del día, así como los típicos propósitos de año nuevo relacionados con la alimentación y el ejercicio físico y los “ya después de Navidades me pongo”.

Por eso, desde Nutrygente queremos dar nuestro punto de vista como nutricionistas y ayudaros con unos pequeños consejos de cara a perder los kilos de más que habéis ganado durante la Navidad.

Dieta post-Navidad por «el sentimiento de culpa»

Lo primero que conviene recordar es que no debemos sentirnos mal por haber puesto kilos durante las Navidades, es bastante común y completamente reversible, lo importante es ponerse manos a la obra lo antes posible para volver (o empezar) a tener hábitos saludables.

Las comidas y cenas navideñas suelen ser copiosas, llenas de opciones hipercalóricas (los famosos dulces como el turrón, polvorones, roscón de reyes…) o acompañadas de bebidas alcohólicas, entre otros factores. Una vez que han pasado las reuniones familiares, con amigos o laborales, es hora de volver a la normalidad.

De cara a una dieta después de Navidad ¿es buena idea compensar?

Seguramente muchos hayáis pensado que de cara a perder esos kilos ganados durante estas fechas sería una buena idea compensar restringiendo comidas y pasando hambre, y no, no es la mejor de las opciones.

Es bastante probable que sigamos con esta estrategia durante pocos días, hasta que el hambre haga mella y la dejemos de lado.

De hecho, seguir con esta idea podría ser incluso contraproducente, ya que no ver resultados (lo normal en tan poco tiempo) y hacer este gran esfuerzo puede llevarnos a pensamientos tan comunes como “yo no puedo” o “esto no está hecho para mí”.

¿Y qué podemos hacer? Pues centrarnos en llevar a cabo una alimentación saludable, sin una restricción de calorías tan fuerte y que sea sostenible en el tiempo.

Quedarse muy corto de calorías puede llevar consigo cansancio, dificultad a la hora de concentrarse, de dormir y bajo rendimiento durante el día (tanto en el trabajo como a la hora de entrenar).

Alimentos y comidas de dieta para perder peso después de Navidad

¿Y qué alimentos debemos comer para perder peso después de Navidad?

No existe un alimento que haga perder peso por sí mismo, pero sí que una de las mejores opciones de cara a mejorar nuestros hábitos es hacer una buena selección de alimentos.

Alimentos saciantes que no tengan gran cantidad de calorías son las mejores opciones: introducir verduras, frutas y buenas fuentes de proteína en la dieta es una de las mejores ideas de cara a empezar con esta nueva etapa.

Por ejemplo, carnes, pescados, huevos o legumbres con guarniciones de verduras, así como frutas y lácteos como postres y entre comidas pueden ser buenas opciones de cara a bajar la cantidad total de calorías en la dieta sin llegar a pasar hambre.

¿Y lo menos recomendado para perder pesó después de Navidad?

Del mismo modo que no existe un alimento mágico que provoque una pérdida de grasa, tampoco existe un alimento que por sí mismo imposibilite la consecución de nuestro objetivo. Aún así, sí que hay alimentos que conviene limitar, ya que no son los más recomendables en este periodo de tiempo.

Es el caso de los alimentos altos en calorías como fritos, dulces o algunas salsas, que son opciones de las que conviene no abusar en esta etapa.

Los famosos alimentos ultraprocesados tan presentes en Navidad suelen también ser alimentos altos en calorías, en azúcares añadidos y en grasas poco saludables.

Las típicas guarniciones de patatas fritas con salsas hipercalóricas, así como postres como bombones o tartas son un ejemplo de los alimentos que conviene limitar o sustituir si queremos lograr el objetivo de perder grasa corporal.

¿Y otros hábitos o dieta de cara a perder peso después de Navidad?

Como sanitarios, no podemos recomendar el consumo de bebidas alcohólicas en ninguna situación, pero menos en un proceso en el que queremos disminuir la grasa corporal.

Además de no ser nada saludable, el alcohol aporta 7 kcal por cada gramo, lo que hace mucho más complicado el objetivo de perder peso.

Copas de bebidas espirituosas con refresco (gin tonics o ron colas) pueden suponer un lastre de 300 kcal, sin que dejar de lado las cervezas o el vino, que aunque en menor medida, también aportan un elevado número de calorías.

Otras de las recomendaciones que podemos hacer de cara a llegar a un peso saludable, es acompañar una buena alimentación de la realización de ejercicio físico: ya es hora de cumplir el propósito de año nuevo que muchos se hacen cada año.

Ejercicios para perder peso después de las Navidades

Salir con la bici, ir a correr, jugar al fútbol o levantar pesas en el gimnasio, cualquier opción es buena: “el mejor ejercicio es el que se hace”, ¡es hora de moverse!

Otro aspecto que puede ayudar bastante es mantener un estilo de vida activo, dejar de ser sedentarios.

Ir andando al trabajo, dar un paseo por las tardes, usar las escaleras en vez de el ascensor o no pasar mucho tiempo sentado o tumbado: establecer un objetivo diario de pasos puede ser un buen comienzo. De esta manera, incrementaremos nuestro NEAT, que se corresponde con las calorías que gasta nuestro cuerpo y que no provienen del ejercicio físico.

Conclusión

Una vez que han finalizado las Navidades toca ponerse manos a la obra y empezar a cumplir los propósitos de año nuevo para perder los kilos de más que se han ganado durante estas fechas.

Nuestra recomendación como nutricionistas es que no recurráis a fórmulas mágicas que prometen resultados en poco tiempo sin esfuerzo porque no existen, lo mejor es hacer las cosas “despacito y con buena letra” para evitar disgustos a largo plazo.

Una buena elección de comidas, primando el consumo de alimentos ricos en proteínas, frutas y verduras, puede ser una gran estrategia frente a comidas hipercalóricas, altas en azúcar y grasas poco saludables.

Es hora de dejar el alcohol, el sedentarismo y empezar a hacer ejercicio físico, factores que van a reportar muchísimos beneficios en nuestra salud tanto actual como en el futuro.

Como dietistas-nutricionistas que somos, podéis contar con nuestra ayuda para que os diseñemos planes completamente personalizados, con los que seguro que lograréis vuestros objetivos.

¡Hora de ponerse manos a la obra!