¿Cómo podemos evitar el envejecimiento de la piel con la alimentación?

En esta nueva entrada de nuestro blog queremos indicar algunos consejos que podrían ser útiles de cara a evitar el envejecimiento de la piel mediante la alimentación.

Si bajásemos a la calle y preguntáramos a la gente que nos encontrásemos cuál es el órgano más extenso del cuerpo humano, seguramente muchos dirían los pulmones o el estómago, pero muy pocos caerían en la piel.

Con sus 2 metros cuadrados de superficie de media se trata del órgano más extenso de nuestro organismo.

Como muchos de nuestros órganos, se puede ver resentida y estropeada por la edad, el famoso envejecimiento de la piel.

el cuidado de la piel preocupa a gran parte de la población

La salud de la piel

Además de la edad, existen determinados factores que pueden empeorar considerablemente el estado de salud y la apariencia de nuestra piel.

La exposición solar, el tabaquismo o la contaminación son algunos de los determinantes que pueden hacer que una piel parezca más joven o no.

Desde el punto de vista nutricional, la alimentación juega un rol fundamental en la lucha contra el envejecimiento de la piel, mejorando los signos que aparecen en ella propios de la edad.

El envejecimiento de la piel y los efectos de la nutrición y alimentación

Hidratación

Un correcto estado de hidratación está íntimamente relacionado con un buen estado de salud de los tejidos corporales, entre los que se encuentra la piel.

La deshidratación puede tener consecuencias poco deseadas en la piel, por lo que se recomienda un aporte suficiente de líquido, para poder evitarlos.

Minerales y elementos traza

Los elementos traza se llaman así porque se encuentran en muy poca cantidad en nuestro cuerpo, representando solo desde un 0.01 a un 0.005% del peso total corporal.

Pese a suponer ese pequeño porcentaje, los elementos traza realizan funciones vitales en nuestro cuerpo, entre las que se encuentra el cuidado de la piel.

Elementos tales como el zinc presente en carnes, chocolate negro y cereales integrales, está relacionado con la proliferación y diferenciación de queratinocitos de la piel.

El cobre, que podemos encontrar en alimentos integrales, frutos secos y legumbres, está relacionado con la síntesis y la estabilización de proteínas de la piel, ayudando a aumentar la elasticidad de la misma.

El selenio es un mineral que podría ayudar disminuir el daño oxidativo producido por la radiación ultravioleta. Podemos encontrar selenio en carnes y pescados, lácteos y algunos frutos secos.

Vitaminas

El déficit de algunas vitaminas también está íntimamente relacionado con la salud de la piel, pudiendo causar desórdenes a nivel cutáneo que pueden comprometer el aspecto de la misma.

Vitaminas hidrosolubles como la vitamina C, presente en frutas y verduras sobre todo, tiene un potente efecto antioxidante que puede hacer la piel menos frágil y mejorar la curación de algunas heridas.

Otras vitaminas como los carotenoides presentes en zanahorias, pimientos y otros vegetales podrían ayudar a disminuir el daño oxidativo que se produce en nuestra piel, teniendo así un efecto protector y antioxidante.

En general, una correcta alimentación podría ayudar a luchar contra el envejecimiento de la piel.

Por tanto, se recomienda el consumo de productos como frutas y verduras y que estas sean la base de nuestra alimentación diaria.

Proteína

Al tener las proteínas una función principalmente estructural, una ingesta correcta y suficiente de este macronutriente se hace indispensable para mejorar la salud de la piel.

Además de aumentar la elasticidad de algunas capas cutáneas, la ingesta proteica adecuada está relacionada con la reparación y la renovación del tejido cutáneo.

Consumir carnes, pescados, huevos, legumbres o lácteos puede ser una buena idea para asegurar un correcto aporte de la misma, no siendo indispensable tomar suplementos proteicos para este fin.

nutrición y dietética ayuda a luchar contra el envejecimiento de la piel

Tabaquismo

Al igual que en muchos aspectos de nuestro organismo, el consumo de tabaco puede provocar consecuencias en el envejecimiento de la piel.

Entre ellos, aumentar y acelerar la pigmentación cutánea o afectar al grosor de la cutícula, son algunos de ellos.

Fumar nunca es una buena idea, pero si queremos mejorar la salud de nuestra piel lo es menos todavía.

Alcohol

Al igual que ocurre con el tabaco, el consumo de bebidas alcohólicas puede afectar a la permeabilidad de la piel, dañando así la función de barrera que tiene en nuestro organismo.

Además, puede afectar a la composición de lípidos de la piel, por lo que se desaconseja completamente su consumo.

Azúcares y productos ultraprocesados

El consumo de alimentos ricos en azúcares o en grasas de poca calidad pueden predisponer a un estado proinflamatorio en nuestro organismo que podría afectar al envejecimiento de la piel.

Aumentar el consumo de alimentos hechos con grasas saludables como el aceite de oliva o el aguacate, así como primar el consumo de alimentos ricos en omega 3 como los pescados azules o los frutos secos, son buenas estrategias si queremos disminuir la inflamación producida por los alimentos anteriormente citados.

Polifenoles

El consumo de alimentos ricos en polifenoles como vegetales, frutas o té también es una buena idea de cara a mitigar los efectos del envejecimiento de la piel.

Estos compuestos tan famosos últimamente tienen efectos antiinflamatorios y antioxidantes que están ligados a un mejor aspecto de la piel.

Conclusión

En el cuidado de la piel intervienen muchos factores pero, al igual que ocurre con casi cualquier aspecto del organismo, los hábitos alimenticios y la nutrición tienen un efecto protector contra los efectos del envejecimiento de la piel.

Aunque factores perjudiciales en otros muchos ámbitos de la salud como el consumo de tabaco o de bebidas alcohólicas estén presentes en esta conversación.

Un consumo correcto de proteínas, vitaminas o minerales puede hacer que nuestra piel se vea más joven y menos dañada.

Muchas veces gastamos cantidades ingentes de dinero en productos como cremas y lociones para que nuestra piel se vea mejor.

Sin embargo, deberíamos empezar por corregir nuestra alimentación o dejar hábitos perjudiciales para nuestra salud y la de nuestra piel.

¿No creéis que es como empezar la casa por el tejado?

Bibliografía

Cao, C., Xiao, Z., Wu, Y., & Ge, C. (2020). Diet and Skin Aging—From the Perspective of Food Nutrition. Nutrients12(3), 870.
 
Pappas, A., Liakou, A., & Zouboulis, C. C. (2016). Nutrition and skin. Reviews in Endocrine and Metabolic Disorders17 (3), 443-448.