En este nuevo artículo de nuestro blog os traemos información basada en evidencia científica acerca de la fertilidad y la alimentación, así como recomendaciones nutricionales para mejorarla, algo que podría resultar más que interesante para las personas que están buscando tener un hijo.

La infertilidad se define como la incapacidad de una pareja de conseguir un embarazo adecuado después de un periodo de relaciones sexuales sin medidas anticonceptivas. En los últimos años, se ha visto un incremento de esta situación en España, afectando aproximadamente a un 15% de las parejas en edad fértil. Esta infertilidad está relacionada a diversos factores como los factores ambientales, retraso de la maternidad, descenso de la calidad del semen o estilo de vida inadecuado.

Incidencia de infertilidad en España

En este aspecto, numerosos estudios científicos señalan la relación que la nutrición y el estado nutricional pueden tener a la hora de buscar un hijo.

La composición corporal y la fertilidad

En primer lugar, la composición corporal y el peso juegan un papel fundamental en la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Diversos estudios han demostrado que tanto el escaso peso como el sobrepeso u obesidad disminuyen las posibilidades de quedarse o dejar embarazada.

En casos de sobrepeso/obesidad, existe un exceso de tejido adiposo, que hace que haya altas concentraciones de leptina, pudiendo porducirse alteraciones en el eje hipotálamo-hipófisis, que controla la secreción hormonal por parte de los testículos/ovarios. Este hecho podría provocar que en las mujeres aumente la testosterona y disminuya la progesterona y en el hombre, disminuye la testosterona y aumentaran los estrógenos.

El sobrepeso y la obesidad provocan infertilidad

Además, el exceso de grasa favorece la resistencia la insulina que tiene un impacto negativo en la ovulación de la mujer y la formación de espermatozoides en hombres.

Por otro lado, El bajo peso también afecta a la fertilidad. Hassan y Killick demostraron que las mujeres de bajo peso (IMC < 19) tienen un tiempo cuatro veces mayor hasta el embarazo que las mujeres con un IMC de normopeso. Este bajo peso también afecta a la menstruación, ya que es necesario mantener un mínimo de masa grasa para iniciar la menstruación y mantener la función ovulatoria correctamente.El bajo peso está asociado con amenorreas, fases lúteas cortas o ausentes, así como una menor viabilidad y motilidad de los espermatozoides en los hombres.

En este sentido, mantener un peso saludable es una estrategia recomendable para disminuir el riesgo de infertilidad, manteniendo así un buen estado fisiológico de óvulos y espermatozoides.

Macronutrientes y sus efectos en la fertilidad

La evidencia disponible entre fertilidad e hidratos de carbono indica la importancia tanto de la cantidad y del tipo de hidratos de carbono que se consumen. Se ha visto que dietas ricas en azúcares simples (presentes en la fruta, por ejemplo) se relaciona con un aumento de la fertilidad por mejoría de la ovulación en mujeres y de la calidad del esperma en los hombres.

En cuanto a las proteínas, se ha observado que la ingesta de proteínas animales presenta un mayor riesgo de infertilidad, y que su reemplazo por proteínas de origen vegetal aumenta la fertilidad en las mujeres.

Macronutrientes y sus efectos en la fertilidad en la mujer y hombre

Respecto a las grasas, existe evidencia considerable que sugiere que una mayor ingesta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (presente en nueces o pescados azules) y una menor ingesta de las grasas trans (productos ultraprocesados) se asocian con un tiempo hasta el embarazo más corto. De hecho, se ha visto que la suplementación con omega-3 puede ayudar a mejorar la resistencia a la insulina y reduce la concentración de testosterona en mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Por otro lado, una elevada ingesta de ácidos grasos saturados afecta negativamente a la cantidad de espermatozoides. La evidencia con respecto a los ácidos grasos monoinsaturados parece tener efectos beneficiosos, aunque la literatura es limitada.

Micronutrientes y sus efectos en la fertilidad

El ácido fólico o vitamina B9 juega un papel esencial en la síntesis de ADN y ARN, y por lo tanto también afecta a la reproducción. Un déficit deesta vitamina se ha asociado con alteraciones de la ovulación, retraso de crecimiento intrauterino, etc. En el hombre afecta a la cantidad y calidad de los espermatozoides.

La vitamina B12 también es necesaria para el desarrollo y función adecuada de la placenta, cuyos niveles en deficiencia están relacionado con peor calidad de los espermatozoides.

La vitamina A favorece la síntesis de las hormonas sexuales, participa en la formación de espermatozoides, facilita la implementación del óvulo fecundado, es importante para el desarrollo de la placenta y embriogénesis

La vitamina D está asociada con la síntesis de hormonas sexuales. Tanto el exceso (que es poco probable si no se tira de suplementación) como el déficit de esta vitamina tienen efecto negativo en la fertilidad masculina.

Las vitaminas C y E tienen una importante función antioxidante, contrarrestando el estrés oxidativo producido sobre óvulos y espermatozoides.

Vitaminas y minerales necesarios para un aumento de la fertilidad

Los minerales y su relación con la fertilidad

El hierro favorece la ovulación, reduce el riesgo de complicaciones al inicio del embarazo, favorece la implantación del óvulo, etc.

El zinc juega un papel esencial en la fertilidad, ya que se encarga de proteger a los espermatozoides y al óvulo del daño oxidativo, participa en la formación del embrión, estructura de la placenta, desarrollo del feto, etc. En el hombre permite una función testicular normal, influye en la síntesis de testosterona, cantidad y movilidad de los espermatozoides. Funciones similares al zinc presenta el selenio, siendo también fundamental en la fertilidad.

El yodo también está muy relacionado con la fertilidad, debido a su participación en las hormonas tiroideas. Es necesario para el desarrollo y la correcta funcionalidad de la placenta y crecimiento y desarrollo del sistema nervioso del feto

Recomendaciones para mejorar la fertilidad en hombres y mujeres

Una vez que ya hemos repasado el papel que tiene cada nutriente y el estado nutricional de la persona a la hora de buscar tener un hijo, podemos decir que para mejorar la fertilidad es necesario llevar una dieta considerada como “saludable” según la evidencia actual. Por tanto, nuestros nutricionistas os recomiendan el consumo de hidratos de carbonos complejos, fibra, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, proteínas de origen vegetal (en mayor cantidad que de origen animal) y la reducción de grasas saturadas y grasas trans.

Por otro lado, el mantenimiento de niveles adecuados de vitaminas y minerales es esencial para la fertilidad, debido a las importantes actuaciones que estos compuestos tienen en el proceso reproductivo.

Además, la modificación de otros estilos de vida también favorece la fertilidad en hombres y mujeres, como evitar el tabaco, evitar el consumo de alcohol, no abusar de la cafeína y la realización de ejercicio físico.

Hábitos de vida recomendables para aumentar la fertilidad en el hombre y la mujer

Como conclusión podemos decir que la alimentación es un factor muy importante a tener en cuenta en la fertilidad, por lo que seguir las recomendaciones de una alimentación saludable parece una buena estrategia para parejas que buscan este objetivo.

Esperemos que este artículo te haya ayudado a informarte sobre la alimentación y su impacto en la fertilidad. Si tienes cualquier duda sobre el tema o piensas que se nos ha olvidado comentar cualquier cosa, estaremos encantados de poder ayudarte respondiéndote un comentario en este artículo o contactado con nosotros.

Bibliografía

González Rodríguez LG, López Sobaler AM, Perea Sánchez JM, Ortega RM. Nutrición y Fertilidad. Nutr Hosp [Internet]. 2018 [Consultado en 08 feb 2022]; 35(6): 7-10. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112018001200003

Chavarro JE, Schlaff WD. Impact of nutrition on reproduction: an overview. Fertil Steril [Internet]. 2018 [Consultado en 08 Feb 2022]; 110(4): 557-559. Disponible en: https://www.fertstert.org/article/S0015-0282(18)30615-0/fulltext

Fontana R, Della Torre S. The Deep Correlation between Energy Metabolism and Reproduction: A View on the Effects of Nutrition for Women Fertility. Nutrients [Internet]. 2016 [Consultado en 08 feb 2022]; 8(2). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4772050/