Como ocurre en muchísimas enfermedades, la nutrición puede tener un papel fundamental a la hora de potenciar o anular su tratamiento farmacológico. Quizás una de las más conocidas sea la interacción entre la dieta y el tratamiento farmacológico de la enfermedad de Párkinson.

Por esta razón, hemos decidido hacer este artículo en nuestro blog en el que damos algunos consejos que deben tener en cuenta las personas que sufran esta enfermedad para sacar el máximo partido del tratamiento farmacológico.

¿Qué es la enfermedad de Párkinson?

Se trata de una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta sobre todo al movimiento. Pequeños síntomas como temblores en las manos en las etapas iniciales pueden ir hasta problemas para tragar, moverse, pensar o ir al baño cuando la enfermedad está más avanzada.

No existe una causa clara de esta enfermedad, pero sí que se ha visto que existe predisposición genética o desencadenantes ambientales que podrían influir en la aparición de la misma.

Los investigadores aseguran que esta enfermedad aparece debido a una pérdida de las neuronas que producen dopamina en el sistema nervioso, lo que desencadenaría la aparición de los síntomas propios del Párkinson.

La dopamina como suplemento nutricional en el parkinson

Tratamiento farmacológico de la enfermedad de Párkinson

La terapia de elección a la hora de tratar la enfermedad de Párkinson es la levodopa, que se trata de un fármaco muy sensible que puede ver interferida su acción con la ingesta de ciertos nutrientes de manera simultánea a su toma.

Estos nutrientes que pueden ver reducido el efecto de la levodopa son las proteínas y las grasas.

Efecto de la nutrición en el Parkinson: proteínas y levodopa

Las proteínas están compuestas por monómeros llamados aminoácidos, que pasan a la sangre una vez que digerimos y absorbemos las proteínas presentes en los alimentos de nuestra dieta.

Desde la sangre viajan por el cuerpo a los diferentes órganos en los realizan su función, entre ellos el cerebro.

Para evitar el paso de sustancias no deseadas al encéfalo, existe una barrera de permeabilidad selectiva llamada barrera hematoencefálica. Para poder atravesar dicha barrera, los aminoácidos de las proteínas tienen que hacer uso de transportadores que son a su vez los mismos que usa la levodopa.

En el caso de que consumamos proteínas y levodopa de manera simultánea, competirán entre ellas por los transportadores para poder traspasar la barrera hematoencefálica, afectando negativamente al tratamiento con este fármaco. No toda la levodopa que se administra podrá llegar a su destino, por lo que el efecto de la misma quedará mermado.

Dentro de los tipos de proteína, las proteínas de origen animal (carne, pescado, huevos, leche…) producen una mayor interacción con el tratamiento con levodopa que las proteínas de origen vegetal (legumbres, frutos secos…).

Efecto de la nutrición en el Parkinson: grasas y levodopa

Los lípidos o grasas pueden interferir en el vaciado gástrico, retrasado el proceso de digestión. Este efecto puede afectar negativamente al tratamiento con levodopa, ya que podría ralentizar la liberación y por tanto la efectividad de dicho tratamiento en el paciente de Párkinson.

Alimentos ricos en lípidos como pueden ser aceites (de oliva, de girasol, de coco…), aguacate, pescados azules o frutos secos pueden afectar al tratamiento de esta enfermedad.

Recomendaciones nutricionales para el tratamiento del Parkinson con levodopa

Con el fin de no interferir en el efecto de este fármaco, se aconseja que la levodopa se tome de 30 a 60 minutos antes de las comidas, lo cual nos asegura que el fármaco se absorba de forma adecuada y que no interfiera su efecto por la acción de las proteínas o grasas presentes en los alimentos.

De hecho, una de las recomendaciones a tener en cuenta si el tratamiento con levodopa te produce náuseas o malestar gástrico es acompañarlo con algún alimento que no contenga proteínas o grasas, como infusiones o zumos de frutas.

Hoy en día, existen tratamientos con levodopa en forma de liberación sostenida. Aunque la interacción con la comida de este tipo de tratamiento suele ser menor, se aconseja tomarlo 30 a 60 minutos antes de comer de la misma forma que los tratamientos convencionales.

Otros aspectos a tener en cuenta sobre la relación entre la nutrición y la levodopa

Existen alimentos en nuestra dieta que tienen levodopa de manera natural entre los que se encuentran las legumbres y frutos secos. Salvo existir una contraindicación clara, incluirlos en la dieta puede ser una buena idea de cara a mejorar la sintomatología de esta enfermedad.

Uno de los síntomas más frecuentes de las personas que sufren esta enfermedad es el estreñimiento, que puede verse agravado por los tratamientos que reciben. Una de las maneras de tratar este estreñimiento es consumir la cantidad de adecuada de fibra diariamente.

La inclusión de alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, productos integrales o legumbres pueden ayudar a conseguir un mayor aporte de este nutriente y a mejorar el estreñimiento que sufren muchos de los pacientes de Párkinson.

En el caso de que fuera necesario, el personal sanitario también podría valorar la toma de suplementos de fibra si este no mejora con la inclusión de estos alimentos en la dieta.

A su vez, debido a la dificultad que tienen muchos de los pacientes de esta enfermedad para masticar o tragar, es importante valorar la inclusión de alimentos líquidos o semisólidos para salvar dichas dificultades.

Como en el caso de la población general, el agua debe ser la bebida de elección en todas las comidas y es importante vigilar el estado de hidratación de los pacientes.

Conclusión: cosas a tener en cuenta en la nutrición para el Parkinson

La enfermedad de Párkinson es una enfermedad dura, progresiva y muy compleja de la que se desconocen muchos aspectos a día de hoy. La investigación trabaja duramente para descubrir una cura ante esta enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo, siendo la levodopa el tratamiento farmacológico más conocido ante esta enfermedad.

Si presentas alguno de los síntomas que caracterizan a la enfermedad de Párkinson debes acudir a un médico para que este te haga pruebas y te ponga un tratamiento para dichos síntomas.

Cualquier duda debe ser consultada al personal sanitario encargado del tratamiento del paciente, aunque si tenéis alguna pregunta con respecto al tratamiento nutricional estaremos encantados de ayudaros en nuestra consulta tanto online como presencial.