¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento es una condición que se caracteriza por dificultades para evacuar o por una disminución en la frecuencia de las deposiciones. Es decir, las personas que lo padecen pueden experimentar dificultades o infrecuencia al momento de ir al baño. Es por ello, que la alimentación o dieta que llevemos va a ser determinante en la mejoría de los síntomas del estreñimiento. Es una condición común y puede afectar a personas de todas las edades.

El estreñimiento puede manifestarse de forma temporal o crónica. En casos temporales, puede estar relacionado con cambios en la dieta, falta de actividad física, estrés o algunos medicamentos. En casos crónicos, las dificultades para evacuar pueden prolongarse durante períodos más largos.

Es importante señalar que el estreñimiento puede variar de una persona a otra. Algunas personas pueden tener dificultades para evacuar incluso con deposiciones regulares, mientras que otras pueden tener menos evacuaciones de lo que se considera “normal”.

Existen algunas medidas generales que se pueden tomar para ayudar a aliviar el estreñimiento, como aumentar la ingesta de fibra, beber suficiente agua y realizar actividad física regular. Estas medidas pueden ayudar a suavizar las heces y facilitar el tránsito intestinal.

En resumen, es una condición en la que se experimenta dificultad para evacuar o una disminución en la frecuencia de las deposiciones. Puede ser temporal o crónico, y existen medidas generales que se pueden tomar para aliviar los síntomas. En casos persistentes o molestos, es recomendable buscar atención médica o de tú nutricionista de cara a establecer una alimentación o dieta adecuada para un tratamiento eficaz del estreñimiento.

Síntomas del estreñimiento y cómo mejorarlo con la dieta

Los síntomas del estreñimiento se rigen mediante el criterio Roma III, que comentamos con detenimiento en este mismo blog en la entrada dedicada al Síndrome del Intestino Irritable (SII). Por lo tanto, debes presentar al menos 2 o más de los siguientes síntomas para considerarse afectado por esta condición:

  • Esfuerzo defecatorio
  • Heces duras o caprinas
  • Sensación de obstrucción o bloqueo anorrectal
  • Sensación de evacuación incompleta
  • Maniobras manuales para facilitar las evacuaciones
  • Menos de 3 evacuaciones por semana

Además, debemos tener en cuenta que la presencia de evacuaciones líquidas es inusual sin el uso de laxantes y no deben existir criterios suficientes para el diagnóstico del SII.

Esto quiere decir que siendo o no estreñimiento crónico, la persona no tiene por qué ir al baño todos los días. Podría no estar estreñida yendo 1 vez cada 3 días, por ejemplo.

Los criterios mencionados anteriormente, deben tener lugar en un porcentaje igual o superior al 25% de las evacuaciones durante los últimos 3 meses, con el inicio de los síntomas por lo menos 6 meses antes del diagnóstico.

Al parecer, según algunos estudios observacionales, demuestran que el consumo de fibra se asocia a una mejora del estreñimiento y otros no. Además, llegan a observar que la reducción de la ingesta de fibra es lo que mejora el estreñimiento y los síntomas asociados. A nivel nutricional, está el panorama algo difuso.

Síntomas del estreñimiento según la alimentación de la dieta

Sin embargo, la ingesta de líquidos sí toma un papel determinante. Esto sí es un factor predictor del estreñimiento tanto para hombres como para mujeres. Por otro lado, existen factores como un historial familiar con ansiedad o depresión, así como un nivel socioeconómico bajo que favorecen el estreñimiento.

Causas del estreñimiento y cambios en la alimentación

Las causas del estreñimiento pueden ser variadas y pueden clasificarse en primarias y secundarias. Las causas primarias están relacionadas con alteraciones funcionales del colon y del ano-recto, que afectan la motilidad y la defecación. Por otro lado, las causas secundarias del estreñimiento pueden ser provocadas por medicamentos o enfermedades subyacentes que afectan diferentes sistemas del cuerpo.

En el sistema digestivo, algunas causas secundarias del estreñimiento pueden incluir neoplasias (tumores), estenosis intestinal o anal, úlcera rectal idiopática, prolapso rectal, enterocelos y rectocelos. Además, la debilidad del suelo pélvico también puede contribuir al estreñimiento.

En el sistema endocrino, algunas enfermedades como neoplasias, diabetes mellitus, hipotiroidismo, hiperparatiroidismo y desequilibrios electrolíticos (como hipopotasemia y hipomagnesemia) pueden estar asociados con el estreñimiento. Además, la deshidratación, la porfiria y la intoxicación por metales pesados también pueden ser causas secundarias del estreñimiento.

Las causas neurológicas también pueden contribuir al estreñimiento. Algunas de estas causas incluyen neoplasias, neuropatía autonómica, lesiones medulares, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, enfermedad cerebrovascular y enfermedad raquídea.

Además, trastornos miopáticos, colagenosis y vasculitis, como la polimiositis, dermatomiositis, esclerodermia, esclerosis sistémica, distrofia miotónica, lupus eritematoso sistémico y miopatía visceral familiar, así como la amiloidosis, también pueden ser causas secundarias del estreñimiento.

Es importante tener en cuenta que estas son solo algunas de las posibles causas secundarias del estreñimiento y que cada caso puede ser único. Si experimentas estreñimiento persistente o preocupante, es recomendable buscar atención médica para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento nutricional personalizado.

Causas del estreñimiento debido a la dieta

Cómo saber si estoy estreñida y qué comer

¿Te gustaría saber cómo saber si tienes estreñimiento? Para poder diagnosticar el estreñimiento crónico, es esencial tener en cuenta tres aspectos importantes. Permíteme guiarte a través de cada uno de ellos:

  1. Valorar los criterios mencionados previamente: al interrogarte sobre tus síntomas, se analizarán diferentes aspectos, como el inicio de los síntomas y el tiempo de evolución. También se evaluará la forma y consistencia de las heces utilizando la escala de Bristol. Se prestará atención a la dificultad para evacuar, incluyendo la presencia de esfuerzos intensos, sensación de evacuación incompleta, bloqueo u obstrucción anal, o la necesidad de utilizar maniobras de digitación para expulsar las heces. Además, se considerará la frecuencia de las deposiciones y cualquier cambio en el ritmo deposicional (diarrea-estreñimiento) o el dolor abdominal. Otros aspectos relevantes incluyen el dolor anal durante la defecación, la urgencia defecatoria y la incontinencia fecal.
  2. Determinar las causas del estreñimiento: una vez se hayan valorado los criterios anteriores, será necesario determinar las posibles causas del estreñimiento, ya sean primarias o secundarias. Las causas secundarias pueden estar relacionadas con medicamentos que consumes o enfermedades subyacentes que podrías tener.
  3. Detectar signos de alarma: también es crucial estar atento a los signos de alarma que pueden indicar la necesidad de buscar atención médica. Estos signos incluyen un cambio repentino en tu ritmo deposicional habitual persistente durante más de 6 semanas, especialmente si tienes más de 50 años. Otros signos de alarma son la presencia de rectorragia (sangrado rectal) o sangre en las heces, anemia ferropénica, pérdida de peso inexplicada, dolor abdominal intenso, antecedentes familiares o personales de cáncer colorrectal, enfermedad inflamatoria intestinal o la detección de una masa palpable.

Recuerda que estos aspectos son importantes para evaluar si tienes estreñimiento. Si tienes inquietudes o tus síntomas persisten, te recomiendo buscar atención médica para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento nutricional y farmacológico adecuado. No dudes en consultar a un profesional de la salud, ya que cada situación es única y requiere un enfoque individualizado.

Diagnóstico para saber si tienes estreñimiento

Esperamos que esta información te haya sido útil para comprender cómo saber si tienes estreñimiento.

Dieta y comida para evitar estar estreñida

Anteriormente se ha comentado que algunos estudios observacionales revelan que no hay una ingesta de fibra concreta en la dieta para mejorar los síntomas del estreñimiento pero una alimentación personalizada podría conseguir una mejoría. Debe ser el profesional de la nutrición en base a la información obtenida y su criterio quien decida la posible ingesta de fibra.

¿Qué es la fibra? Según el Codex Alimentarius, es un tipo de carbohidrato no digerible ni absorbible por el intestino. Ésta tiene diferente solubilidad y fermentabilidad en función de las características de la cadena de sacáridos que contenga, entre ellas, la longitud.

¿Qué es la fibra y cómo afecta al estreñimiento?

Es por ello, que podemos distinguir dos tipos de fibra en la dieta según su solubilidad:

  1. La fibra soluble: son compuestos muy hidratables como el almidón resistente, pectinas, gomas, mucílagos y algunas hemicelulosas y polisacáridos que forman geles y es por esto que retrasa el vaciamiento gástrico y disminuye la absorción de ciertos nutrientes. Esta fibra, al llegar al colon sufre un proceso de fermentación por la microbiota.
  2. La fibra insoluble: incluye la celulosa, algunas hemicelulosas, la lignina y otros polifenoles. Esta fibra, a diferencia de la soluble, es muy poco fermentable por la microbiota. Este tipo de fibra es la responsable de aumentar el volumen del bolo fecal y disminuye así su tiempo de tránsito.
Tipos de fibra en la dieta y cuál es mejor para el estreñimiento

¿Qué debo comer para encontrar estos tipos de fibra?

LongitudSolubilidadFermentabilidadFuentes alimentarias
Carbohidratos de cadena cortaSolubleAltamente fermentablesLegumbres, nueces, semillas, trigo, centeno, ajo, alcachofa
Carbohidratos de cadena largaSolubleAltamente fermentablesLegumbres, centeno, cebada, bananas, trigo sarraceno, mijo, avena, patata, arroz, pasta cocida y enfriada
Medianamente fermentableSemillas de la planta Plantago ovata, avena
 InsolubleEscasamente fermentable Vegetales, frutas, salvado de trigo, centeno, arroz y pasta integral, quinoa, semillas de lino
InsolubleNo fermentableGranos y cereales, nueces, semillas, piel de frutas y vegetales.

Según la patología, podremos emplear un tipo de fibra u otro:

PatologíaFibra recomendada
EstreñimientoPsyllium, salvado, metilcelulosa, ciruelas secas
DiarreaGoma guar
Síndrome de intestino irritablePsyllium
Enfermedad inflamatoria intestinalPsyllium, fibra fermentable (únicamente en colitis ulcerosa en remisión)
DiverticulosisSin evidencia
Síndrome de intestino cortoFibra fermentable. Si pérdidas de líquidos importantes: fibra altamente viscosa
Diabetes mellitusPsyllium, fibra soluble, fibra insoluble
ObesidadGlucomanano
HiperlipidemiaFibra soluble, salvado de trigo
Hipertensión arterialProbablemente fibra soluble
Enfermedad cardiovascular y síndrome metabólicoFibra total
Riesgo de cáncer de colonFibra cereal, salvado de trigo
Riesgo de cáncer de mamaFibra soluble
Riesgo de cáncer de esófagoFibra vegetal y fruta
Riesgo de cáncer de estómago y hepáticoFibra cereal
 Encefalopatía hepática leve Simbióticos, fibra fermentable
Insuficiencia renal crónicaFibra fermentable

Por tanto, ¿qué tipo de fibra debe incluir mi dieta para evitar estar estreñida?

El estreñimiento es un síntoma muy frecuente que puede estar causado por diversos factores. Afecta en gran medida a las mujeres pero es una condición que se puede abordar desde la nutrición.

Gracias a una intervención nutricional en la que se atienda principalmente la ingesta de fibra y la hidratación, se podría dar una solución a ella. Es importante que se valore el tipo de fibra para que el progreso del paciente sea notablemente positivo. Sin embargo, no se ha hayado un protocolo concreto que funcione para cualquier persona sino que es necesario individualizar.

Es por ello, que la actuación de un dietista-nutricionista será fundamental de forma que pueda evaluar la la situación en la que te encuentres para así dictaminar el tipo de dieta o alimentación más adecuada de cara a mejorar los síntomas del estreñimiento, ya que no todo tipo de fibra es útil para el estreñimiento que sufras y este va a variar mucho según la patología que tengas asociada a esta obstrucción.